esoterismo

El arte de interpretar sueños y el esoterismo

El arte de interpretar los sueños lleva miles de años desarrollándose. Hay libros especializados en la lectura de los mensajes ocultos en las ensoñaciones desde hace siglos, considerándose una de las áreas más interesantes de la memoria ancestral en todas las culturas del mundo. Es muy famosa, por estar incluida en la Biblia, la premonición que tuvo el faraón egipcio acerca de las vacas gordas y las vacas flacas que representaban años de abundancia y años de miseria en su nación.

He allí una prueba de la antigüedad con que se conoce este arte que, aunque tiene detractores, ha probado ser funcional, sobre todo porque la interpretación de los sueños no es exacta. Se trata de un análisis lógico acerca de la simbología de soñar con ratas que en determinada cultura ocultan los elementos con los que se sueña.

Según los científicos, los sueños forman parte de un proceso de renovación y limpieza del cerebro, en un proceso similar a cuando eliminamos archivos caducos o inútiles del ordenador. No obstante, lo que ocurre durante los sueños no es simplemente aleatorio y muchos aspectos influyen en lo que la gente sueña, por lo que el mundo onírico se ve modificado por los acontecimientos que la persona vive en esos días y que le impresionan a un nivel subconsciente.

esoterismo

Como es natural, los sueños pueden analizarse mejor si se escriben. Para eso es importante tener en cuenta que apenas pasados un par de minutos de haber despertado ya se han disipado de la memoria buena parte de los detalles que pueden ser importantes para interpretar un sueño. Tener una libreta para describir los sueños ayuda a establecer exactamente con qué se ha soñado, es decir, cual es el elemento principal.

Todos los humanos, y se cree que también muchos otros animales como los sueños con hormigas, soñamos cada noche. Los científicos han logrado determinar el momento exacto en que una persona está soñando por medio del estudio de las ondas cerebrales y los movimientos rápidos que hacen nuestros ojos mientras el cerebro emite esas ondas. Al período de sueño se le llama REM por las siglas en inglés de Rapid Eye Movement (Movimiento rápido del ojo).

Lo que no han podido hacer los científicos es inducir o controlar los sueños. No pueden intervenirlos. Mucho antes de todo ese conocimiento científico, ya la humanidad se había percatado de que los sueños podían coincidir con ciertos eventos. Poco a poco el registro de la coincidencia entre esos sueños y esos eventos permitió a los estudiosos ir afinando las interpretaciones para cada tema.